¡No te sabotees!

Amig@s, tiempo sin escribir… Pero hoy les traigo un tema, que a mi manera de pensar es realmente importante en cada etapa de nuestras vidas.

Cuántas veces hemos planeado algo, por semanas, meses, incluso años, pero por alguna razón, ya sea propia o ajena a nosotros, lo dejamos pasar, pero siempre lo tenemos presente.

Sé que a veces el famoso “después lo hago” se apodera de nosotros, entonces ese o esos planes que teníamos en mente los vamos postergando, lo que provoca un desinterés o desánimo progresivo.

Definitivamente sabes que tienes la capacidad de lograr aquello que te propusiste, de lo contrario nunca hubiera estado en tus metas a mediano o largo plazo… Entonces… ¿Qué te detiene a lograrlo?

Gran pregunta ¿Cierto…?

Por tu mente tal vez pasó la respuesta inmediata “nada”, “muchas cosas”, “recursos económicos”, pero ante todo y las principales razones: Motivación y Voluntad.

No hay peor enemigo que nosotros mismos, la mente nos hace jugadas que no esperamos y nos sabotea en el camino a nuestros objetivos… Y así comenzamos a encontrar cosas más interesantes, prioridades o sencillamente cosas que nos mantienen entretenidos.

Tal vez uno o varios de los planes que te propusiste no son sencillos, pero si no das ese pequeño paso, difícilmente lo lograrás, ya que siempre encontrarás cualquier cosa más importante o “urgente”.

Inicia de a poco, si decidiste cambiar físicamente, como bajar de peso; comienza con pequeñas metas, cambios en tu alimentación, hacer ejercicio moderado, caminar, andar en bicicleta, etc… Si comienzas poco a poco, irás adquiriendo hábitos y verás cambios importantes, lo principal es ser constante y no desistir.

Si tus planes son un poco más “ambiciosos” como comprar una casa, piensa en tus necesidades antes que nada, el lugar, la forma de pago, si será a través de un crédito o la compra de un terreno… Una vez que tengas ese panorama, es el momento de dar el siguiente paso, que es hacer un análisis cuantitativo de la manera en que podrías obtenerla. No lo veas como algo imposible, recuerda que si lo deseas, lo puedes lograr.

Cualquier meta en la vida es por nuestro bienestar, por lo que debemos colocarla en nuestra pequeña o gran lista de “cosas importantes”… Si es necesario, podemos apoyarnos en alguien de nuestra entera confianza, a veces el trabajo en equipo es mejor, pero recuerda, habrá quien te ayude e impulse, pero finalmente es tu meta, no puedes dejarle a esa persona el peso de tu responsabilidad o la carga de tu motivación, él o ella serán tu soporte o aliado, pero al final eres tú quien debe lograrlo.

Puedes también pensar en las personas que tienes cerca y que están contigo, tus padres, hijos, hermanos, tu pareja; ellos formarán parte de tus motivadores y creéme, te darán fuerza suficiente cuando sientas que no puedes más. 

Algo muy importante… ¡No te pongas metas poco realistas!… Como comprar una casa y un coche en dos meses… sería algo casi imposible; intenta que tus objetivos sean coherentes y posibles, de esa manera te será más sencillo luchar por lograrlo.

Motívate e impulsate a ti mismo, nada mejor que ser nuestro propio aliciente, las satisfacciones que obtenemos al lograr algún objetivo, son únicas e irreemplazables.

Inténtalo las veces que sea necesario, no te subestimes jamás, ni llenes tu mente de pensamientos negativos, creyendo que es imposible; si das un paso a la vez, te darás cuenta que cada día estás más cerca de la meta.

© Perla Pulido M.

Licenciada en Psicología, egresada de la UNAM 

30/Agosto/2017

© 2017 Perla Pulido M.

Licenciada en Psicología

Egresada de la UNAM.

Anuncios

Cambios…

Les comentó que los poemas que había compartido en este blog, los pasaré al otro blog que recién inicié. titulado “Suspiros perdidos” si desean visitarlo y conocerlo serán siempre bienvenidos.

Decidí hacer ese cambio y separar las reflexiones que hago aquí, de los poemas, porque sentía que no tenía mucho que ver una cosa con la otra; por eso dedico el otro espacio únicamente para poemas, relatos prosas, versos, etc. 

Estaré compartiendo escritos que he publicado en mi página de facebook, y un poco de todo. Relacionado con la poesía.

Espero les guste y gracias por el apoyo. Un abrazo y saludos!! 🙂

Perla Pulido M.

“Apatía y egoísmo hacia los demás”

Doy título a esta entrada, con dos palabras que pudieran sonar fuertes o hasta agresivas; sin embargo son la manera de describir las actitudes que consciente o inconscientemente, (más lo primero, que lo segundo) manifestamos hacia los demás.
Siempre me cuestiono por qué las personas suelen mostrarse apáticas ante las necesidades o el dolor ajeno… 

¿Por qué ese egoísmo al ignorar, la tristeza, angustia, soledad, desesperación o depresión de nuestros semejantes?

Nadie sabe de su propio dolor más que aquel que lo vive, de las necesidades, miedos, adversidades con las que se enfrenta.

Para cada quien sus problemas son importantes… ¡Y definitivamente lo son! 

No hay problema menor o mayor todo está en la manera en que lo manejamos, lo enfrentamos y lo superamos.

Ojalá pudiéramos ser más empáticos y menos egoístas, evitar las burlas, los juicios, entender que lo que hoy vive el otro, tal vez mañana nos toque vivirlo a nosotros.

A veces por orgullo o vergüenza, no nos atrevemos a pedir ayuda, otras veces sí lo hacemos, pero con temor a ser criticados o juzgados… Y en ocasiones es aún peor, cuando pedimos ayuda y de las personas que esperábamos tener un apoyo en cualquier aspecto, no lo recibimos…¡Eso es realmente decepcionante!

Si todos nos unimos, nos volvemos menos egoístas, dejamos de intentar ser el centro de atención y entendemos que los demás también tienen sus propias necesidades, historias, problemas y asuntos por resolver; seremos más humanos, altruistas, generosos y sobre todo con un corazón más noble.

A veces sólo basta una palabra, para hacerle sentir a alguien que no está solo, que puede contar con nosotros y que lo que está viviendo, tiene solución.  

Si has notado que alguien está pidiendo a gritos ser escuchado, alentado o comprendido… ¡Acércate un poco! No cuesta nada mostrarle afecto y hacerle ver que la vida no se termina; que siempre es posible salir adelante, aún estando en las peores circunstancias.

06/Junio/2017

Perla Pulido M.

Licenciada en Psicología.

Egresada de la UNAM.

Insistir y persistir…

Deseo y anhelo tantas cosas en la vida… Algunas parecen sueños inalcanzables, como estrellas que destellan en lo más lejano… Otras, aún imagino en las mil posibilidades para lograrlas.

Nunca he perdido la esperanza, jamás la fe se me va de las manos… Pero confieso que hay días en que mi equipaje me parece más pesado y la sonrisa se transforma en sólo una mueca…

Insistir, persistir y perseverar… Es lo que queda en éste viaje llamado ¡VIDA!

– Perla Pulido M –

15/Mayo/2017

http://www.nostalgiasdelalma.com

“Orgullo mutuo”

Ésta vez escribiré sobre algo que durante mucho tiempo me ronda en la mente, algo difícil de entender de explicar y sentir. “El orgullo“…

Pero no me refiero al orgullo manifestado como soberbia, sino al orgullo que significa admiración y valoración en una relación de pareja.

Hace poco tiempo tuve una discusión, o mejor dicho diálogo sobre éste tema, el cual intentaba explicarle a alguien y terminé por darme cuenta que quizás no estaba siendo lo bastante clara o que nuestros conceptos son distintos; eso fue lo que me llevó a decidir hablar sobre éste tema.

Los ingredientes para que una relación de pareja prospere y funcione satisfactoriamente, son diversos y variados. Confianza, respeto, apoyo, amistad, admiración, intimidad (física y emocional), compañerismo, comunicación, obviamente amor, etc.

Es claro que el orgullo y admiración, comienzan por uno mismo, es algo que está directamente relacionado con la autoestima; confianza en sí mismo, seguridad, determinación, amor propio.

Cuando tu autoestima está bien cimentada, es difícil que te afecten los comentarios negativos, ya que sabes el valor que tienes, por lo que no permites que las “malas vibras” o envidias influyan en tu manera de ser o de actuar.

Empieza por amarte a ti mismo

Cuando tenemos una relación de pareja, en ocasiones no logramos notar los pequeños logros o triunfos de esa persona, pero no es porque le restemos importancia, sino que tal vez nos hemos acostumbrado a ver las cualidades que posee… Al ignorar esto demostramos indiferencia, hacia el otro, porque nos limitamos a observar otras cualidades, ya sean físicas o mentales.

Es muy importante que le hagamos saber a esa persona lo orgullosos que estamos de él o ella, no sólo por quien es, también por los logros grandes o pequeños, pero que son significativos en su vida… Todos necesitamos esa palmadita en la espalda que nos diga “lo estás haciendo muy bien, me siento orgulloso (a) de ti”.

No me refiero a que todo el tiempo nos alaben o hasta quieran poner una estatua en nuestro honor; ya que eso parecería adulación y podría hacernos hasta dudar y creer que esa persona sólo nos admira porque nos ama… Me refiero a ese orgullo que más que dicho es demostrado, esa admiración que nos hace creer un poco más en nosotros mismos, que nos motiva y alienta. 

Tener a una pareja que sea parte de nuestros logros, no es únicamente quien escucha pasivamente nuestros relatos sobre algún logro obtenido; es tener un cómplice, un compañero, alguien que con tan sólo mirarnos, nos demuestre admiración.

Puedo decir que hace tiempo existió en mi vida alguien así, que se sentía orgulloso por las cosas que yo iba logrando, que lo expresaba y casi me presumía cuando salíamos tomados de la mano… Mis éxitos los hacía suyos y me impulsaba muchísimo para hacer lo que yo amaba. Él me motivó para hacer lo que ahora tanto amo, que es escribir… En fin esa persona ya no está en mi vida por diferentes circunstancias y porque faltaron más cosas en la relación. Pero le agradezco la gran lección de vida que me dejó.

A veces, en ciertas relaciones existe el ego, que no permite aceptar que la otra persona esté triunfando, por lo que él o ella intentan sabotear a su pareja, haciédola sentir inferior o dudar de sus capacidades. Ese ego tiene que ver con los principios, valores y cultura en la que nos hemos desarrollado… El machismo es uno de los motivos más vistos en países occidentales; erróneamente se cree que la mujer no puede ser superior al hombre… ¡Absurda equivocación!

Hombres y mujeres tenemos capacidades y cualidades que nos ayudan a lograr nuestras metas, no tiene nada que ver él género, son sólo tabúes que frenan el éxito de los demás.

¡Siéntete orgulloso (a) de tu pareja! Hazle sentir que sus logros son también tuyos, jamás menosprecies sus virtudes. Puedes incluso premiarla cuando ha obtenido algo por lo que se ha esforzado; con cualquier detalle, una nota, un obsequio, una cena especial, etc… Se su cómplice y sobre todo su amigo (a). Que sienta que va acompañada y eso la fortalezca, que se dé cuenta que un tropiezo es sólo una pequeña piedra que tendrá que esquivar en el camino.  

En una relación de pareja, siempre es posible aprender, ya sea uno del otro o de las cosas que los rodean; ese pequeño mundo que ahora les pertenece a ambos. 

Siempre y por sobre todas las cosas, siéntanse orgullosos uno del otro.

Perla Pulido M.

14/Mayo/2017

Licenciada en Psicología. Egresada de la UNAM.


“Equivocación del amor”

Hace ya algún tiempo que no escribo, por cuestiones de tiempo, ya que he estado dedicándome más a la poesía y diversas actividades.

En ésta ocasión tocaré un tema con distintas matices y de un profundo significado. EL DESAMOR.

Me centraré en el amor equivocado, aquel que creemos y estamos seguros que es amor; cuando en realidad es algo muy distinto.

Absolutamente todos en la vida hemos pasado por una decepción amorosa, si no fuera así no existirían tantos compositores, poetas, escritores, etc. Quizás el desamor es la mayor fuente de inspiración de muchos de nosotros.

¿Por qué nos equivocamos al enamorarnos? 

Una pregunta realmente difícil… Es tan fácil ilusionarse, creer que hemos encontrado a la persona indicada, principalmente al inicio de una relación; ya que todo parece “perfecto”… Detalles, palabras dulces, promesas, planes a futuro, ilusiones… Es entonces cuando la mente comienza a imaginar y soñar demasiado. 

Pero… ¿Cómo no hacerlo? si estamos viviendo el amor en plenitud, si sentimos que la vida nos da una nueva oportunidad.

Aquí surge otra gran pregunta:

¿Es amor, ilusión o enamoramiento?

La etapa del enamoramiento, como muchos científicos lo han dicho, no supera los cuatro años, después de ese tiempo, si aún sientes algo intenso por tu pareja, puedes estar seguro que es amor.

La ilusión es algo pasajero, puede durar de seis meses a un año, es básicamente atracción por una persona, ya sea física, mental, espiritual, etc. Una vez que el tiempo transcurre, ese sentimiento se transforma y perdemos el interés.

En la vida nos equivocaremos muchas veces, porque saber diferenciar el amor verdadero, no es nada fácil; quizás a lo largo de tu vida nunca sepas si amaste o te amaron de verdad; aún así, podemos aprender a distinguir ciertas señales, para evitar equivocarnos tan frecuentemente.

– Si tu pareja, tiene poco tiempo para ti y no demuestra el mismo interés que tú, tal vez no sea la persona indicada.

– Si discuten constantemente y transcurren días para solucionar las diferencias, o alguno de los dos es quien siempre busca resolver el problema; es claro que el amor en ambas partes no es el mismo.

– Si te sientes inseguro con tu pareja, porque crees que es superior a ti, en algún aspecto, o esa persona te humilla, en distintas circunstancias; definitivamente no es amor, sino una necesidad de aceptación. Esa relación a largo plazo, será destructiva.

– Si pasas todo tu tiempo libre con tu pareja, has dejado de lado actividades que te resultaban placenteras, o te has alejado de amistades o de la propia familia. No es amor, sino apego o coodependencia.

Existen infinidad de señales para identificar cuando estamos equivocándonos con una persona; las que mencioné son sólo algunas, pero sólo quien está pasando por dicha situación, sabrá identificar, cuando es amor o no.

Nadie es experto en el tema, todos pasamos por desilusiones, en las que incluso juramos que jamás volveremos a enamorarnos, pero el amor llega, de forma inesperada, sin buscarlo, sin perseguirlo.

Después de una decepción amorosa, volver a creer y confiar, se vuelve una tarea casi imposible… Aún así y pese al dolor ocasionado, no debemos cerrar las puertas al amor, ya que estaremos perdiendo la oportunidad de conocer a la persona indicada.
Tras una ruptura amorosa, la vida nos parece triste, sin sentido. Todo lleva tiempo y al cabo de los meses o tal vez años,  el dolor se transforma, cuando eres capaz de recordar a esa persona, sin que te cause dolor, lo has superado. 

El desamor, puede perjudicarnos seriamente, cuando no procesamos de manera correcta esa pérdida; es necesario dejar ir a quien no supo amarnos, para dar paso a un nuevo ciclo. Cerrar ese capítulo será la única manera de dar comienzo a uno nuevo.

Perla Pulido M.

26/Abril/2017
Licenciada en Psicología. Egresada de la UNAM.

“Esperanza”… ¡Palabra mágica!

¡Hola, mi gente bella!

En ésta ocasión les escribiré sobre un tema, que está presente en la vida de todos y cada uno de nosotros: “La esperanza”.

¿Qué es la esperanza?

El diccionario de la lengua española, nos da el siguiente significado:

“Estado de ánimo que surge, cuando se presenta como alcanzable lo que se desea”

Esto significa que si deseamos algo y sabemos o creemos que será posible lograrlo, surge un cambio en nuestro estado de ánimo, de manera positiva.

Todos alguna vez hemos esperado algo; conseguir un empleo, terminar una carrera, una mejor posición económica o social, lograr una meta, la llamada o mensaje de alguien, volver a ver a algún ser querido, superar una enfermedad, etc.

Cada persona vive a través de sus propias esperanzas, es lo que nos mantiene a flote; una luz que por las mañanas nos hace sonreír, ese motivo que nos da fuerza.

Existe una frase famosa:

“La esperanza, es lo último que muere”

¡Cuánta verdad, centrada en ésta frase! 

¿Qué sería de la vida sin esperanza? ¿Podríamos ser realmente felices, sin una meta o un sueño que nos motive? ¿Existe alguien que pueda vivir sin esperanzas?

He escuchado personas decir:

 “Ya no espero nada de la vida” 

Con asombro y tristeza, miro a los ojos a ese ser que es capaz de vivir sin esperanza y lo único que logro decir es: 

“Todos esperamos algo en la vida”

Tal vez sí, tal vez no… No lo sé con certeza, en mi opinión aquel que ha perdido cualquier esperanza, es alguien que perdió también el sentido de la vida.

Para mí la esperanza es una ilusión, real, tangible, alcanzable ¡Un sueño posible!

Es luchar por lo que se desea, soltar las cadenas, es saber que cuando se quiere, todo es posible, es vivir motivado (a) y no perder la fe.

Pero así como existe la esperanza, encontramos su opuesto: “La desesperanza”.

Una palabra con un significado contrario y así como mantenemos la esperanza de algo en la vida, también hemos atravesado en determinado momento o justo ahora, estamos padeciendo la terrible desesperanza. 

Pérdida de un ser amado (fallecimiento) una ruptura amorosa, rompimiento de una amistad, despido laboral, una enfermedad terminal, etc.

Vivir a través de la desesperanza, lleva inevitablemente a un estado de ánimo depresivo, desgano, apatía, pérdida de apetito, poco o nulo interés por actividades placenteras, etc. Es ver una nube gris a nuestro alrededor y sentir que la vida ha perdido significado; es aferrarse a imposibles y negar la realidad, es querer escapar a un lugar donde el dolor y la tristeza dejen de existir.

Tal vez el motivo de tal desesperanza sea imposible de cambiar, pero lo que sí es posible es recuperar la fe, la sonrisa… ¡Las ganas de vivir! 

Todo lleva tiempo, lo necesario para sanar, cualquier pérdida necesita su propio duelo. Una vez que el tiempo transcurre, el panorama luce diferente y aunque tal vez nos parezca imposible (en el momento en que lo vivimos) ¡No lo es!. 

Siempre es posible continuar, trazar un nuevo camino, volver a enamorarse, dejar ir a ese ser amado, plantearse nuevas metas…

¡Siempre, siempre, por difícil que parezca; es posible recuperar la esperanza!

Si sientes que no puedes lograrlo, busca ayuda, de un familiar, un amigo, grupos de autoayuda, o si es necesario ayuda profesional.

“Es más fuerte quien reconoce que necesita ayuda, que aquel que cree ser capaz de lograrlo por sí solo”

¡No caigas en la desesperanza, no pierdas la fe, porque solamente TÚ eres dueño de tu futuro!.

Perla Pulido M.

14/Marzo/2017

Licenciada en Psicología. Egresada de la UNAM.

"El futuro pertenece, a los que creen en la belleza de sus sueños" (Eleonor Roosevelt)

A %d blogueros les gusta esto: